LA CONVIVENCIA EN FAMILIA

El milagro de la comunicación

Madres y padres, no hay secretos para educar a nuestras/os hijas/os, pero tener en cuenta una cosa muy importante: la forma en la que os comportéis en el hogar es la clave para una familia unida, esto es:

  • Cómo os tratéis los unos a los otros
  • Si se educa en el respeto o en la violencia
  • La manera de resolver los conflictos
  • El amor que expreséis
  • El cariño con el que os tratáis
  • Cómo os decís las cosas, los tonos de voz o la expresión de las emociones

Nos centramos en este último porque la única manera de que la convivencia funcione es saber comunicarse

CLAVES PARA LA COMUNICACIÓN EN FAMILIA

Debemos:

Observar: En las conversaciones, la comunicación no verbal es tan importante como la verbal, por ello debemos:

  • Fijarnos en la expresión facial, su tono, su mirada, sus gestos
  • Y ser conscientes de nuestro lenguaje no verbal:

. Demostrar interés, mantener la mirada, asentir…

. Manifestar una actitud atenta y respetuosa, fijándonos en nuestra postura, en nuestros gestos

. Debemos examinarnos para ver si hay coherencia entre lo que sentimos y lo que nuestra postura, gestos, tono… está expresando.

Escuchar: Algo fundamental, pero a veces lo más difícil.

  • Prestar atención, dejar de hacer otras cosas. Evitar distracciones externas (móvil, tv, otras conversaciones) e internas (preocupaciones, ansiedad, estrés)
  • No interrumpir cuando nos hablan. La escucha intervencionista es muy mala compañera porque no sabemos lo que realmente nos quieren decir.
  • No enjuiciar ni prejuzgar. Se trata de no suponer cosas, escuchar abiertamente todo lo que nos digan.
  • Es importante verificar con el otro/a si lo que entendimos es correcto. Preguntar, resumir, parafrasear, contrastando la información y haciendo ver a la otra persona que le estamos escuchando de verdad.

Responder: Si deseamos que nuestra familia, nuestras/os hijas/os, nuestra pareja… comparta sus sentimientos, opiniones, dudas o temores con nosotros, debemos acogerlos de forma cálida y asertiva. Y para ello:

  • Manifestar nuestro afecto con el lenguaje no verbal (sonreír, mirar), usar un tono cálido y suave o usar el contacto físico con un gesto de cercanía.
  • Utilizar frases que inviten a hablar: “cuéntame” “dime, te escucho” “¿hay algo más que quieras decir?”
  • Responder con frases que expresen que le entiendes y te pones en su lugar (empatía) tales como: “entiendo que te sientas así” “me interesa mucho lo que me dices porque…” “me preocupa lo que me cuentas”
  • Tratar de entender lo que hay detrás del comportamiento de la otra persona
  • Expresar nuestros sentimientos, temores, dudas y opiniones, y permitir al otro compartir las suyas.
  • Buscar momentos para conversar, momentos adecuados, libres de distracciones. Y que sean diarios o al menos rutinarios, un encuentro a la hora de cenar, un paseo por la tarde, vamos juntos al trabajo o al colegio…
  • Hay que evitar hacer comparaciones, recriminaciones y usar palabras hirientes o despectivas. El respeto debe estar presente en todo momento.
  • Seguir la regla de lo que se dice se cumple, no permitir que lo hablado se olvide por una y otra parte. Las palabras deben convertirse en hechos.
  • Es importante, y mucho más con los/as hijos/as, saber que no siempre buscan un consejo o una recomendación. Debemos ponernos en su lugar, dejarles hablar y escuchar demostrando que entendemos lo que dicen. Y en ese camino acompañarles a que encuentren la solución por sí solos.

Madres y padres, os animamos a poner en práctica estos trucos y veréis cómo mejora la convivencia en vuestra familia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s